Siguenos en:

COMO CONTRATAR UN CUIDADOR

Aprender de COMO CONTRATAR UN CUIDADOR para personas mayores

Una elección difícil de tomar, pero ayuda a envejecer en casa

Cómo y cuándo contratar un cuidador para los padres

“No quiero que mi mamá se quede sola, pero no puedo estar las 24 horas con ella”. “Mi papá se cayó y tengo miedo que le pase otra vez”. “Se olvida de las cosas”. “Se perdió en la calle”. “Mis padres están grandes y necesitan ayuda”. Son algunas de las situaciones cotidianas que describen familiares de personas mayores en el Servicio de Cuidados Domiciliarios del área de Adultos/as Mayores de la AMIA (Asociación Mutual Israelí Argentina), donde por día se reciben entre 10 y 15 pedidos de asesoramiento y servicio.
Los especialistas en Gerontología recomiendan que lo mejor es envejecer en casa, junto a la gente que uno/a quiere, con sus objetos, muebles, recorridos, rutina; pero hay ciertas situaciones en la que la persona mayor requiere asistencia diaria -por ejemplo, por fragilidad, discapacidad- y a fin de aliviar la sobrecarga de tareas del cuidador/a familiar y mantener la autonomía del adulto/a mayor es necesario contratar un asistente gerontológico domiciliario -también llamado cuidador domiciliario o cuidador formal- para el día, la noche, o solo algunos días u horas. Cabe destacar que hay otras situaciones, donde es necesaria una internación en una residencia geriátrica, pero eso se tratará en otra nota.
Consultada por cuándo y cómo contratar un cuidador/a domiciliario, la coordinadora de dicho servicio de la AMIA, Dora Vorobechik, explicó que un/a asistente gerontológico no es ni un enfermero/a ni una dama de compañía -como se los/as suele confundir-, sino “una persona que se forma en cursos interdisciplinarios para lo que tiene que ver la asistencia, el cuidado y la contención de los adultos/as mayores en las actividades de la vida diaria”.
“Acá suelen llamar familiares que nos dicen que la mamá está sola y tienen miedo que le pase algo, tuvo caídas o comenzó con los primeros indicios de demencia. Y el/a asistente gerontológico es un apoyo para las familias, una persona que ayuda a descomprimir la tarea del cuidador/a familiar -pareja, hija/o, hermano/a que en muchos casos también son adultos/as mayores-”, señaló.

Las funciones
Al respecto ejemplificó: “Acompaña a la persona mayor al médico, a pedir los turnos; si tiene PAMI, va a buscar las recetas; la acompaña al centro de jubilados/as para que no salga sola a la calle; la ayuda en las actividades de la vida diaria como comer, lo que implica también cocinarle; si la ayuda a bañarse, tiene que mantener la limpieza del baño; se ocupa de lo que son las cosas de la persona que atiende, de hacer la cama, de la habitación”.
Sin embargo, la profesional aclaró que “esto no significa que el cuidador/a se va a poner a limpiar los vidrios ni nada, pero sí se ocupa del orden del espacio de la persona que cuida”.
También otra función es detectar “los signos de alerta, los cambios que puede tener el adulto/a mayor para informarle a la familia y consultar al médico”.
“La idea de contratar a un/a asistente gerontológico domiciliario es contar con una persona que se formó para cuidar a personas mayores y aliviar el estrés familiar y los conflictos. La familia va a seguir teniendo las responsabilidades con/para el adulto/a mayor, pero el cuidador/a formal es un medio para descomprimir la sobrecarga de tareas”, remarcó.

La capacitación
En la AMIA se dicta un curso de asistente gerontológico domiciliario, donde se forma “sobre lo que es un adulto/a mayor -que no es un niño/a y no se lo debe tratar como tal, es una persona con experiencia de vida que necesita respeto y mantener la autonomía-; el vínculo cuidador-adulto mayor; la comunicación, si presenta alguna patología; el manejo del tiempo libre -no como un tiempo muerto sino de estimulación y descubrimiento de habilidades y capacidades-; adaptar lo que tiene en la casa para que pueda seguir teniendo autonomía, por ejemplo, si quiere agarrar un cubierto y tiene dificultad para cortar se le enseña distintas estrategias, como darle un cubierto con un puño más grande”.
También indicó que se enseña “como bañar a una persona que está en cama; la higiene de la dentadura y de los pies; cómo lavarle la cabeza; cómo rotarlo en la cama; cómo hacer la cama con una persona acostada; cómo trasladarla de la cama a una silla sin cargar el esfuerzo en la espalda del cuidador/a; las características de las distintas enfermedades y terminología a fin de entender lo que dice el médico/a y trasmitírselo a la familia; cómo organizar la medicación”; entre otros puntos.
Además, en el servicio que coordina Vorobechik se orienta gratuitamente a las familias: “Vienen, nos cuentan el caso y hacemos un diagnóstico para ver si se necesita un cuidador/a, las características de esa persona mayor, cuáles serían las funciones a cumplir y se selecciona a cuatro o cinco de los cuidadores/as de los que formamos -quienes serían los más idóneos para esa situación-, luego la familia los entrevista y elige”.
En este punto Vorobechik señaló que “es importante que el adulto/a mayor participe de la elección del cuidador/a formal”, dado que es a él/la a quien van a cuidar y “para que no sienta que la familia le mete a alguien en la casa, sino que su opinión es importante, lo cual es un porcentaje de la aceptación, y si no le gustó ninguno/a se sigue buscando y probando con otros/as”.
Los costos
Respecto a la carga horaria del cuidador/a domiciliario, Dora Vorobechik, coordinadora del Servicio de Cuidados Domiciliarios de la AMIA, destacó que depende de cada caso: hay personas que lo/a requieren de día, otras de noche, algunas un par de días o solo los fines de semana, para descomprimir la tarea del cuidador/a familiar.
Sobre los costos, la profesional señaló que eso lo maneja directamente el cuidador/a formal con la familia. Sin embargo comentó que “hay personas que piden a la obra social que colabore con el pago”.
Asimismo indicó que “el Gobierno de la Ciudad cuenta con un programa de auxiliares domiciliarios, a través del cual una asistente social estudia el caso y se puede pedir que el Gobierno se haga cargo de una parte del pago o, según la situación familiar, del pago completo”.
En tanto, agregó que cuando a la AMIA “llega un caso de una familia que no tiene recursos se lo deriva al Servicio Social, donde se lo evalúa y se ve qué tipo de colaboración puede prestarse”.

Más lugares
Cabe destacar que la Dirección Nacional de Políticas para Adultos Mayores, dependiente de la Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia, del Ministerio de Desarrollo Social cuenta con el programa de Cuidados Domiciliarios. También la obra social PAMI tiene el Programa Nacional de Atención Domiciliaria.

Dónde recurrir
Para consultas:

* Servicio de Cuidadores Domiciliarios de la AMIA: Tel. 4959-8800, internos 8768, 8813; Uriburu 650, primer piso, área Cuidados Domiciliarios, Ciudad de Buenos Aires; correo electrónico cuidadores@amia.ogr.ar
* Dirección Nacional de Políticas para Adultos/as Mayores, de la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia, del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación: Tel. 4338-5830, fax 4342-9132, correo electrónico voluntariado@senaf.gov.ar
* PAMI: 138, 0800-222-7264
* Area Tercera Edad de cada municipio.

Por NATALIA MUÑIZ

(Popularonline.com)


El contenido de COMO CONTRATAR UN CUIDADOR es ideal para saber envejecer.

60 comentarios para “COMO CONTRATAR UN CUIDADOR”

  • Analia says:

    Hola me llamo analia hace 2 años y 8 meses que cuido una mujer que tiene cáncer y es enferma psiquiátrica a fin de junio la llevan a un geriátrico xq dicen que no alcanza la plata para pagarle a las cuidadoras. X eso hoy estoy en busca de trabajo tengo referencias pero hasta el 30 de junio no puedo empezar en otro lugar mi celu es 1134686107

  • PATRICIA says:

    buenas noches quisierasaber si el PAIprovee de acompañantes terapeuticos , si es asi cules son los traites q tengo q hacer, desde ya uchas graciaas

  • Teresita RAMPULLA says:

    Vivimos en Córdoba capital nuestros padres tienen 89 y 90 años ya no pueden dormir solos si durante el día vamos las hijas tienen pami donde podemos recurrir. Gracias

  • Patricia says:

    Hola! Quisiera tener una idea aproximada de cuanto cobra por hora un cuidador domiciliario. Gracias!

  • admin says:

    Hola Patricia, la respuesta a tu pregunta depende de la ciudad donde vivas y el grado de especialización del cuidador contratado. Una idea general seria entre 6 y 20 €.

  • Laura says:

    Hola
    Necesito averiguar para un cuidador/cuidadora para mi papa
    Tiene poca movilidad y en breve comenzara a usar silla de rueda para poder movilizarlo mejor
    La zona es Tigre y no se aun como organizarlo pero necesitaria cubrir al menos el horario de la noche y los fines de semana
    Gracias

    Tel 1564618346

  • Mónica says:

    Necesito saber cuanto le puedo pagar la hora a una cuidadora para darle de comer a mi madre. Y cuanto para darle de comer e higienizarla y cambiarle pañal? Gracias

  • admin says:

    Hola Mónica, la respuesta a tu pregunta depende de la ciudad donde vivas y el grado de especialización del cuidador contratado. Una idea general seria entre 6 y 20 €. la hora.Gracias por seguirnos

  • Marcela says:

    Que tramites tengo q realizar para una señora q vive sola de 85 años y la cuida una señora de 76 años con problemas cardíacos,necesita ayuda esas abuelas

  • Hilda quisbert says:

    Ofrezco mis servicios t.noche como auxiliar en gerontologia con 6 años de experiencia A.M.y sus multiples sindromes
    Con numero de registro y monotributo si es que fuera x IOMA.
    Mi contacto es 1550628081

Deja un comentario

*