Siguenos en:

CUIDAR NUESTRO CUERPO EN LA TERCERA EDAD

Aprender de CUIDAR NUESTRO CUERPO EN LA TERCERA EDAD para personas mayores

cuidandoseAceptar el cambio para sentirte feliz.
Ahora que hemos vivido muchos cambios en nuestra vida, sabemos lo importante que es adaptarse a ellos para sentirnos bien.
Y si de cambios hablamos, ¿qué decir de los de nuestro cuerpo?
Contemplando fotos antiguas vemos cuanto hemos cambiado.
Nuestro cuerpo no es el mismo pero tenemos que conocerlo, cuidarlo y quererlo para sentirnos más felices.
Comprender los efectos del envejecimiento en nuestro cuerpo y  conocer pautas adecuadas de conducta para cuidarlo y quererlo, es saber envejecer y la mejor manera de prevenir la dependencia.

Aceptar que no somos jóvenes
Mírate al espejo sin compararte con nadie. Ni siquiera contigo cuando eras joven.
Esas arrugas que ves, el cuello, los brazos… reflejan el paso del tiempo y, por tanto, también están ahí las huellas  de tu vida: las alegres y las tristes.
Cada etapa de la vida tiene su forma y su expresión. La nuestra no es la de los jóvenes: no intentes inútilmente parecer lo que no eres.
Ahora tenemos que aspirar a otro tipo de belleza, esa que sólo se logra gracias a la edad, cuando tenemos más SEGURIDAD y más CONFIANZA en nosotros mismos.

¿Qué hacer ante los cambios más evidentes?

LA PIEL                                                                                                                                            Con la edad, la piel pierde elasticidad, aparecen las arrugas. También aparecen manchas, ya que el pigmento que hay en ella se distribuye de manera irregular.      PARA CUIDARLA:

  • Mantener una buena hidratación, bebiendo agua en cantidad suficiente, usando cremas hidratantes, y teniendo una alimentación rica en vitaminas.
  • Hay que protegerse del sol, usando prendas de vestir adecuadas y utilizando cremas con protección solar. Los efectos beneficiosos del sol los tendremos simplemente por el hecho de caminar por la calle. No dudes en acudir al médico cuando una mancha de la piel crece, se modifica en su aspecto o cambia de color.

EL PELO
Las canas, no son un problema de salud, aunque la estética que se nos inculca, nos haga ocultarlas con frecuencia.
Salvo excepciones, el uso de tintes para el cabello es inocuo y debe obedecer a una decisión personal, tanto en las mujeres como en los hombres.
Otro tanto cabe decir de la calvicie, casi exclusivamente masculina, un problema estético para algunos con pocas soluciones reales y bastante engorrosas.
Un consejo: antes de utilizar productos “milagro” o someterse a un implante de cabello, consulte siempre  con su médico.
Y si decide que ser calvo es natural, no olvide protegerse del sol con un sombrero, gorra o similar.

LA TALLA
¿Por qué nos volvemos más bajos?
La talla disminuye básicamente por dos motivos: porque nuestra columna vertebral se modifica y porque nuestra postura cambia, nos encorvamos un poco.
Para controlar estos cambios:

  • Cuida que tu alimentación sea RICA EN CALCIO. Incluye en tu dieta queso, leche, yogurt, almendras, sardinas en aceite con su raspa, gambas…
  • Camina a buen ritmo, mejor en compañía, no menos de media hora diaria.
  • Sigue los CONSEJOS del MÉDICO. Si eres mujer, has de someterte a una revisión en la menopausia y cumplir el tratamiento para la osteoporosis, si lo necesitas.

EL PESO
Pero, ¿qué pasa con la otra talla?. Con el paso de los años nuestro cuerpo sufre la pérdida de agua corporal, disminución de la masa muscular y la grasa, que suele aumentar, tiende a depositarse en determinados sitios (cintura, abdomen…).

  • La HIDRATACIÓN, NUTRICIÓN y EJERCICIO son indispensables. Podemos controlar el peso si ejercitamos nuestros músculos y nos alimentamos correctamente.
  • Nuestro peor enemigo la inactividad. Hay que adecuar la actividad a nuestra forma física y no dudar en consultar al médico.
  • Vigilemos nuestro peso y nuestra talla, hay que consultar periódicamente, y seguir los consejos de los profesionales. Tanto la delgadez como el sobrepeso y la obesidad son signos de malnutrición.

Reconocerse y quererse.
Si después de leer todo esto nos miramos de nuevo al espejo es posible que nos veamos de otra manera, distintos pero no peores.
Mira alrededor, a tu pareja, a tus amigos, esas personas a las que quieres y que además te gustan.
Hay que deshacerse de los complejos y empezar a cuidarse y a practicar todo lo que ya sabemos. Si lo pones en práctica cada día te sentirás más atractivo, más guapa.
Convéncete. Eres capaz de hacerlo.

Extraido del “Programa de Envejecimiento” de la Sociedad Española de Geriatria y Gerontología. Con la colaboración de la Organización Mundial de la Salud.

El contenido de CUIDAR NUESTRO CUERPO EN LA TERCERA EDAD es ideal para saber envejecer.

Un comentario para “CUIDAR NUESTRO CUERPO EN LA TERCERA EDAD”

  • Patricia dice:

    Hola, quisiera saber como ayudar a mi suegro que tiene 85 años y que empezo a doblarse hacia un costado, creo que esto comenzo con un problema de espolon, ahora esta inclinado y para el costado, tendra solucion? será por su pie? Jamas tuvo nada y de golpe impresiona el cambio. que puedo hacer? El se hace controlar siempre y demasiado seguido, es muy autosuficiente y se pone mal al notar este cambio, incluso penso en apoyarse en un baston, aunque aun no lo hace. gracias, y ojala me respondan pronto.

Deja un comentario

*