Siguenos en:

MUJERES EN LA TERCERA EDAD … Y LA VIDA CONTINÚA.

Aprender de MUJERES EN LA TERCERA EDAD … Y LA VIDA CONTINÚA. para personas mayores

El incluir la perspectiva de género transversalmente en una política pública puede abualapermitir tanto visualizar la forma en que un problema social afecta distintamente a mujeres y hombres, así como incorporar medidas que vayan en la línea de superar las desigualdades que se producen, en ese caso, al momento de jubilar.

Siguiendo con las problemáticas de las mujeres en la tercera edad, una realidad que está recientemente comenzando a visibilizarse gracias a la perspectiva de género es el trabajo gratuito que realizan tanto en el cuidado de nietos y nietas, como en la continuidad de las tareas del hogar que venían realizando toda su vida.

Según Sara Arber y Jay Ginn, existe aparentemente la posibilidad en la vejez de las mujeres de ampliar sus roles más allá de lo que tradicionalmente realizaban (madres, esposas, trabajadoras asalariadas) por medio de su incorporación a actividades sociales, de ocio, etc. Sin embargo, en la práctica, las ancianas siguen estando más ocupadas que los hombres con las obligaciones domésticas y familiares, sobre todo si están casadas, de manera que tienen menos ‘tiempo libre’ que los hombres jubilados. Esto significa que no existe un cese de la acción productiva por parte de las mujeres, sino que en unos casos una prolongación o en otros, el cambio del tipo de actividad que desarrollaban.

Las diferencias que se producen en hombres y mujeres tienen que ver principalmente con sus historias de vida, el estatus que han adquirido, las experiencias vividas, etc., cada una y todas en conjunto pueden afectar las decisiones, planificación y ajustes al momento de jubilarse. Esto se ha visto reflejado en diversas investigaciones que sugieren que su escasa participación en la preparación para la jubilación está relacionada con los roles tradicionales de la mujer dentro de la sociedad de inferioridad, dependencia y pasividad.

En el caso de las abuelas, su rol de cuidadoras se extiende a la tercera generación, siendo un apoyo imprescindible para una gran cantidad de mujeres que se incorporan al trabajo asalariado sin la posibilidad de optar a instituciones como jardines de infancia o contratar una persona que cuide a los hijos e hijas en casa (obviamente también una mujer). Es así que más allá de los beneficios que la psicología otorga a una relación estrecha entre ambas generaciones (alianza, complicidad, afecto, etc.), la carga que están soportando estas mujeres mayores y su significativo aporte en tiempo de trabajo no está aún reconocido ni valorado como tal, dado que se asume que es el curso natural de cuidado que ya venían haciendo.

Esta situación está generando en muchas mujeres mayores una sobrecarga tanto física como emocional, la cual provoca una enfermedad denominada “Síndrome de la Abuela Esclava”

Este síndrome, investigado y nombrado como tal por el Dr. Antonio Guijarro en el año 2001, se refiere a los efectos somáticos y/o psíquicos que están experimentando las abuelas sometidas estrés, presentándose en forma frecuente y pueden llegar a ser graves, incluso potencialmente mortales. Es así que ha sido clasificado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como una manifestación de los malos tratos a la mujer.

En el primer estudio que se realizó (C.S.A.E “Cuestionario del Síndrome de la abuela Esclava”, Encarni Liñán 2003), se preguntó a quién se recurre para cuidar a los niños, siendo las abuelas maternas las principales encargadas de esa labor, tanto de forma ocasional como sistemática. Los motivos argumentados tienen relación con no contar con medios económicos, con los lazos afectivos, con la comodidad que significa y porque es gratis.

Así, muchas mujeres en la vejez continúan siendo productivas, a pesar de que se perciba en la sociedad de que su “vida útil” ya terminó y con un creciente deterioro en sus condiciones de vida, tanto por las bajas pensiones que reciben (cuando reciben) como por las tareas que deben seguir desempeñando mientras estén en condiciones físicas y emocionales para hacerlo.
generoyeconomia.

El contenido de MUJERES EN LA TERCERA EDAD … Y LA VIDA CONTINÚA. es ideal para saber envejecer.

5 comentarios para “MUJERES EN LA TERCERA EDAD … Y LA VIDA CONTINÚA.”

  • olga benites ortiz dice:

    Por favor necesito un consejo o una opinión ya que quiero regresar a estudiar a la universidad después de 25 años de haberlo dejado por haberme casado y tener familia fue un impedimento para seguir estudiando,ahora tengo 50 años y mis hijos se están convirtiendo en profesionales y también casándose siento que es ahora que quiero estudiar pero algunos (familiares)me dicen que no debería hacerlo por la edad ya que la universidad quiere que regrese a estudiar desde el primer ciclo pero a mi no me importa porque puedo hacer 3 ciclos en un año y son 10 ciclo,mis hijos si me alientan a seguir estudiando mi esposo se opone por favor quiero sus opiniones.

  • Normys dice:

    Olga, igual que tu deje de estudiar por darle prioridad a mis hijos y mi familia, cuando tuve que retomar los estudios empece desde la preparatoria, a lo que se opuso mi esposo, pero no me importo, la estudie en sistema abierto, ahora estoy en el ultimo año de la carrera de psicología, y no sabes la satisfacción, lo feliz que estoy, pocas cosas en la vida hace uno para satisfacción enteramente personal. Este crecimiento como persona ha hecho que mi esposo me vea diferente, pero sobre todo yo me siento diferente, capaz, inteligente, bonita. Nada material de lo que logres te dará tanta satisfacción como el saber que puedes. Mi consejo es que inicies tus estudios e involucres a tu esposo, vean juntos la escuela, lo planes, hoy en dia hay tanta flexibilidad en buenas escuelas, que sé que encontraras una que se adapte a tus necesidades. Mucha suerte.

  • Lilliam Guadalupe dice:

    Hola! Soy estudiante de Trabajo Social y tengo una presentacion oral sobre la mujer en la tercera edad cualquien informacion que me pueda brindar se lo agradecere grandemente. =)

  • dilrod dice:

    Amiga Olga, tengo 58 años….y pienso que en la vida nunca es tarde para comenzar.. lo que nos llene..yo saque mi carrera de chef a los 54, con pasantias, tesis y todo… asi que adelante…cumple tus metas , tus deseos.. que cuando te vean con el titulo en la mano… veras que se llenaran de alegria!!! adelante!

  • lupita dice:

    porqué será tan difícil encontrar trabajo, me considero con muy buena experiencia en administrativos – y nada – tengo 57 años, para actualizarme entré a estudiar el SAE – a veces es difícil tratar a la gente reclutadora – esperan contratar a personal no más de 35 – y la experiencia tan basta a dónde se va….
    gracias por permitirme expresar…
    saludos,

Deja un comentario

*