Artículos relacionados


Siguenos en:

LOS BENEFICIOS DE CORRER EN LA TERCERA EDAD

Aprender de LOS BENEFICIOS DE CORRER EN LA TERCERA EDAD para personas mayores

abuelillo
Ayer leía la noticia de que un maratoniano japonés de 81 años, Keizo Yamada, no correrá más esta prueba, aunque ha advertido que aún podría intentar correr algún medio maratón de características curiosas.

“Ya no logró alcanzar a ningún joven por lo que no correré más pruebas de 42 kilómetros”, dijo al periódico nipón Sports Hochi, añadiendo que él todavía corre a diario unos 20 km: “Seguiré corriendo por diversión y para mantenerme en forma”.

Son muchas las personas que, a pesar de ir cumpliendo años, mantienen su ritmo de entrenamiento, o lo adecuan a su nueva situación (en la imagen el gallego Julián Bernal, recordman mundial de veteranos en 10 km). Pero también las que, con el tiempo libre que deja la jubilación, o por el motivo que sea, deciden calzarse unas zapatillas y echarse a la calle a correr una vez cumplidos los 65.

Sobra decir que lo primero que tendrán que hacer estas personas es acudir a un médico para que les realice un chequeo y les diga las condiciones físicas en las que se encuentran, si tienen alguna enfermedad que le impida su práctica (como los problemas articulares).

Aunque años atrás se haya realizado este tipo de ejercicio, tras una época de inactividad es mejor empezar desde cero, ya que los años y la falta de ejercicio provocan cambios en el organismo.

Correr ayuda a combatir tanto los problemas cardiacos como los arteriales, por lo que es una actividad muy recomendada a esta edad.

Además, aumenta la capacidad aeróbica, el sentido del equilibrio, la capacidad de reacción, se fortalecen los huesos, reduce la masa de grasa…

20minutos.com

El contenido de LOS BENEFICIOS DE CORRER EN LA TERCERA EDAD es ideal para saber envejecer.

Un comentario para “LOS BENEFICIOS DE CORRER EN LA TERCERA EDAD”

  • raul carrillo bolio. dice:

    Que bueno que en Mexico existan estos Programas,no todo esta perdido,yo he visto algo en mis 8 decadas.

Deja un comentario

*