Artículos relacionados


Siguenos en:

GENERACIONES : TERCERA EDAD

Aprender de GENERACIONES : TERCERA EDAD para personas mayores

billetesTus padres y abuelos pueden ser vulnerables a estafas y malas decisiones financieras, pero tú puedes hacer mucho por evitarlo

Si para tantos jóvenes es difícil mantener en orden su situación financiera hoy día, mucho más complicado es para las personas ancianas, quienes en muchos casos se enfrentan a la pérdida de la vista, del oído, de la memoria. Todo esto, sumado a la falta de un ingreso fijo y a las complicadas opciones para inversión, puede dar pie a resultados catastróficos en sus finanzas.

La realidad es que nuestros ancianos están en una posición muy vulnerable cuando se trata de su dinero, sobre todo los viejitos hispanos, quienes en muchas ocasiones tienen que enfrentar también la barrera del idioma a la hora de pagar sus cuentas y organizar sus ahorros. Si tienes padres o abuelos de edad avanzada, seguro que sabes que no es fácil tocar el tema del dinero con las personas mayores.

Pero te aseguro que es mucho más fácil hablar con ellos que tener que verlos perder el dinero que han ahorrado por años al tomar una mala decisión o al confiar en una persona que abusó de su inocencia y de su avanzada edad. Por eso, siéntate con tu mamá, con tu papá, con tus abuelos o parientes ancianos y habla del importantísimo tema del dinero. Déjales claro que tu intención es asegurar su independencia y su estabilidad financiera para el resto de su vida. La recompensa será tu tranquilidad y la de ellos.

Si notas que hay sobres sin abrir en la casa de tus padres o abuelos, o que de pronto se quedan sin servicio de luz por falta de pago, es hora de hablar con ellos. Es posible que hayan olvidado pagar algunas cuentas y tú puedes ayudarlos a establecer un plan de pagos.

Será más fácil abordar el tema junto a alguien más de la familia o un amigo. Y siempre es de utilidad alertar a alguien más sobre la situación vulnerable en la que se encuentra una persona anciana.

Tal vez sea difícil al principio, así que ayúdate con ejemplos: menciona el caso de alguna estafa que haya aparecido en las noticias, o háblales de las situaciones de los padres de tus amigos.

Tus padres o abuelos seguramente tienen que hacer declaraciones de impuestos y lo mejor es contratar a un contador recomendado para que se haga cargo de este engorroso trámite.

Por desgracia muchas organizaciones de caridad (algunas de ellas legítimas y muchas de ellas no) tienen en los ancianos a sus principales proveedores de fondos. Así que asegúrate que el teléfono esté en la lista de números que rechazan este tipo de llamadas, inscríbelo en la página www.donotcall.gov.

Sea cual sea el acuerdo al que llegues, ponlo por escrito, de esa manera tu ser querido podrá tener un documento (aunque sea informal) para leer cada vez que tenga una duda.

Por este medio, muchos ancianos reciben atractivas ofertas de viajes y cenas gratis que en realidad son un gancho para venderles algo que no necesitan. Si encuentras este tipo de correspondencia habla con ellos sobre lo caro que puede salir la “cena gratis”.

No sabes lo frecuentes que son las historias de robo por parte de los cuidadores, empleadas domésticas, jardineros u otros proveedores de servicios. Trata de verificar que sean personas de confianza y recomendadas.

Aunque esto pueda resultar algo molesto para tus seres queridos e incluso para ti, nada es más molesto que ver desaparecer los ahorros de años y la independencia de aquellos viejitos a quien tanto quieres. ¡Está en tus manos ayudarlos!

La Opinión

El contenido de GENERACIONES : TERCERA EDAD es ideal para saber envejecer.

Deja un comentario

*