Artículos relacionados


Siguenos en:

ENRIQUETA DIOSDADO – Relato

Aprender de ENRIQUETA DIOSDADO – Relato para personas mayores

EstanqueEnriqueta Diosdado, aragonesa de nacimiento y con casi los 95 a sus espaldas se adornaba al hablar con un ligero ceceo que arrastraba desde su más tierna infancia. Cuando hacía buen día y el sol invitaba a salir al jardín, yo empujaba su cochecito y asomábamos al aire libre, donde se respiraba mejor. Teníamos una costumbre, mejor dicho, una especie de juego inocente que a ella le encantaba. Me lo pedía nada más traspasar el umbral y lo habíamos repetido tantas veces que casi se convertía en algo usual. Salíamos por el pavimento exterior hasta el inicio de una suave pendiente que llevaba al jardín propiamente dicho. Eran solo un par de metros de suelo asfaltado por donde las ruedas de la silla se deslizaban sin dificultad. Durante este breve recorrido, ella me urgía con su gracejo habitual: -“Vamoz, vamoz” – ordenaba nervosa. Una vez allí la soltaba después de darle un suave empujón. El carricoche aceleraba por si solo hasta terminar frenado por el cese del empuje y la tierra blanda. Durante este transito mínimo Enriqueta levantaba brazos y piernas cuanto podía, que no era mucho y presa de un frenético jolgorio, iba soltando grititos de alegría sin límites.

“- Azi, azi…”- exclamaba jubilosa.
Nunca ocurría nada, el estanque quedaba lejos y el cochecito se detenía sin peligro ni brusquedad.
Pero lo que no ocurre en cien años, puede ocurrir en un día. Aquella tarde, fuera porque mi fuerza de empuje había sido más enérgica de lo habitual, fuera porque la tierra estaba más reseca y frenaba menos o quizás porque alguien engrasó sin avisar las ruedas del improvisado “todoterreno”, el vehículo no sólo no se detuvo donde debía sino que siguió acelerando en dirección directa hacia el borde del estanque, amenizado por las alegres exclamaciones de su ocupante. El parterre que rodeaba el estanque, era sólido y no muy alto. Cuando el carruaje topó con él, se inició una de las leyes más conocidas de la dinámica y Enriqueta Diosdado levantó el vuelo para amerizar poco después en las tranquilas aguas del estanque que la recibieron agradecidas. El planeo fue majestuoso y su contacto con las aguas y los nenúfares que la poblaban no fue violento, más se pareció a una tabla de “surf” rebotando ligeramente en un mar apacible. Tanto la auxiliar que atendía el jardín como yo, corrimos hacia el embalse asustados, Enriqueta era muy mayor y el golpe con el agua podía haberla lastimado de gravedad. El agua, al fin y al cabo, aunque presume de flexible si el golpe contra ella viene de cierta altura se convierte en rocosa. Tardamos apenas unos segundos y al llegar contemplamos a una Enriqueta sentada en el centro del estanque, con agua y flores verdes hasta la cintura, escurriendo su pelo con energía y voceando a todo pulmón: “Ziiiiiiiiiiii, ezas son las emoziones que a mi me guztan…¡”

Joan Font – FONI

El contenido de ENRIQUETA DIOSDADO – Relato es ideal para saber envejecer.

Un comentario para “ENRIQUETA DIOSDADO – Relato”

Deja un comentario

*