Siguenos en:

“CON LA VARA QUE MIDAS SERÁS MEDIDO”

Aprender de “CON LA VARA QUE MIDAS SERÁS MEDIDO” para personas mayores

abueloeconomico1 Hace tiempo leí un texto el cual más que grabado en mi mente me hizo reflexionar, pero sobre todo tomar conciencia de la importancia del testimonio que damos con nuestras acciones a quienes nos rodean, sobretodo a nuestros hijos. El texto decía mas o menos así:

Un día un señor ya grande solo, cansado, decidió buscar a su único hijo para irse a pasar sus últimos días de su vida con él y su familia, en busca de compañía, cariño y comprensión. El señor esperaba que su hijo lo recibiera con los brazos abiertos; el hijo al ver lo que deseaba el papá comenzó a decirle que en su casa no tenía lugar y espacio para él, así como tampoco lo aceptaría su familia.

Finalmente, el hijo aceptó que su padre se quedara en el cuarto de la servidumbre solo durante un tiempo. Éste llamo a su pequeño hijo de tan sólo ocho años de edad y le pidió que le trajera a su abuelo una vieja cobija. El niño tardaba demasiado, el padre subió para ver cual era el motivo de la tardanza del niño. Este pequeño estaba cortando la cobija en dos partes, el padre enfurecido le preguntó ¿por qué estas cortando en dos partes esa cobija? El niño respondió para guardarte la mitad de ella para que cuando tú seas viejo y vayas a mi casa ver en que lugar te pondré.

Un anciano, no debe ser una carga para los hijos, estamos conscientes que ya no cuentan con la misma capacidad, habilidad, y fuerza que un adulto o un niño pero siguen siendo seres humanos los cuales requieren de nuestro respeto, atención, cariño y comprensión.

No olvidemos que antes de tener o ser novio (a), esposo (a), hijo (a) tuvimos padres. Y que si somos lo que somos y seremos mañana es gracias a la educación, principios y valores que ellos mismos con su ejemplo nos inculcaron. Y que tarde o temprano nosotros también, llegaremos a la tercera edad.
Nadia Kabande Toledo

El contenido de “CON LA VARA QUE MIDAS SERÁS MEDIDO” es ideal para saber envejecer.

2 comentarios para ““CON LA VARA QUE MIDAS SERÁS MEDIDO””

  • ser adulto mayor es mirar la vida de un modo distinto la añoranza por lo vivido, es tener siempre la agenda abierta antes que pensar ya no hay nada por hacer, no soy partícipe de señalar la vejez, envejecimiento por que involucra aquello que llega al final, debemos asumir que es el renacer de una vida diferente, el despertar de una vida distinta con valores y estilos diferentes, si debemos revalorar a nuestros mayores porque aún son capaces de dar mucho mas en la vida, si asumimos que hay que envejecer lo haremos con dignidad y prepararnos para una vida mejor con mas y mejores posibilidades existenciales porque tuvimos la gracia y oportunidad de vivir hasta hoy.

  • Los hijos tenemos que asumir el reto de gratitud, paciencia y amor por nuestros padres, muy cierto decir “con la vara que midas serás medido” si, porque ya no hay tolerancia, paciencia para entender que sus facultades están disminuídas, ya no hay espacio para ellos, solo pensamos en nosotros.
    Saber escucharlos, ayudarlos en sus caminatas, ofrecerles el apoyo físico, abrazarlos, ofrecerles la mano amiga cuando ya no pueden levantarse, en fin todo aquello que signifique un esfuerzo. Nos olvidamos que un día fuimos niños y de ellos solo recibimos su amor y atenciones. Esta es mi reflexión.

Deja un comentario

*